EEUU construirá supercomputadora de $500 millones para competir con China